Los grupos industriales aumentaron la presión sobre los reguladores europeos para que den un giro radical a los planes para exigir que la tecnología Wi-Fi sea el método principal para conectar vehículos, antes de una votación clave sobre el tema por parte del comité de transporte del Parlamento Europeo.

La polémica propuesta fue anunciada por la Comisión Europea en marzo e inmediatamente provocó la ira de los grupos de la industria.

En su momento la GSMA criticó la decisión de seleccionar la tecnología ITS-G5, que se basa en los estándares de Wi-Fi 802.11p, corre el riesgo de «socavar el futuro 5G de Europa» ya que la tecnología estaba «desactualizada».

En un comunicado, el director de estrategia y comunicaciones de ETNO, Alessandro Gropelli, dijo que los ingenieros, en lugar de los reguladores, estaban mejor posicionados para seleccionar tecnologías, destacando las recientes pruebas exitosas de tecnologías basadas en celulares de Audi, Ericsson y Qualcomm.

Pidió al Parlamento Europeo y al Consejo que aprovechen una «oportunidad única» para cambiar la dirección del proceso, y agregó que deben asegurarse que el sector automotriz de Europa tenga la opción de abarcar también tecnologías orientadas al futuro como 5G.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *