Un tercio de las empresas industriales y casi la mitad de las grandes organizaciones industriales solicitarán sus propias licencias 5G. El interés de las empresas en las licencias de espectro, así como en la gestión de la red, es mayor entre las empresas estadounidenses y francesas.

Así lo afirma la nueva investigación realizada por la consultora Capgemini, que encuestó a 800 empresas industriales y 150 compañías de telecomunicaciones en 12 países para sacar conclusiones sobre el enfoque actual de las empresas a la industria industrial 5G.

En total, el 33% de las organizaciones y el 47% de las grandes organizaciones quieren que sus propias licencias funcionen con redes 5G. Las empresas en los Estados Unidos, Francia y Suecia muestran el mayor interés, con promedios del 44%, 41% y 40% respectivamente.

Estados Unidos ya está en proceso de liberar la banda de 3,5GHz para uso compartido y privado. Las compañías alemanas también han realizado movimientos tempranos con redes privadas, ya que el regulador local ha asignado un espectro de 3.7-3.8 GHz para uso industrial.

Pero en Alemania, hogar de la Industria 4.0, el número de empresas interesadas en licencias de espectro es solo un 28%, inferior al promedio, y por detrás de la mayoría de los demás países europeos en la encuesta.

Por otro lado, casi la mitad (47%) de los ejecutivos encuestados por Capgemini dijo que no obtendrán licencias de espectro, ya sea que elijan o no administrar sus propias redes en el espectro sin licencia, o dejen el espectro y las operaciones a proveedores especializados.

En EEUU y Francia, las cifras que se excluyen de la propiedad del espectro son tan altas como las cifras que se incluyen: 44% y 41%, respectivamente. En el Reino Unido y Alemania, estas cifras son alrededor de un 50$ más altas: el 46% de las empresas del Reino Unido y el 48% de las empresas alemanas no desean poseer espectro, en comparación con el 32% y el 28% que lo hacen.

El sondeo reveló que las compañías más grandes prefieren operar redes 5G en su propio espectro, con el 47% de las firmas con una facturación de al menos US$ 10.000 millones planeando solicitar licencias; solo el 12% de las compañías de US$ 10.000 millones lo descartan. La mayoría en la mayoría de los demás casos está indeciso.

Capgemini señala que las empresas quieren las promesas de mayor autonomía y seguridad de 5G, y están preocupadas de que los operadores de telecomunicaciones estén siendo «demasiado lentos en el despliegue de redes públicas 5G».

Casi dos tercios de las empresas industriales (65%) planean implementar 5G dentro de los primeros dos años de disponibilidad. En Italia (35%), Francia (30%) y Canadá (27%), más de un cuarto tienen la intención de usar 5G durante el primer año, mientras que el 75% de las empresas industriales en el Reino Unido e Italia, el 69% en España, y el 68% en EEUU y Noruega planean comenzar dentro de los primeros dos años.

El 75% de los ejecutivos en la encuesta clasificó a 5G como una tecnología clave para el cambio digital, solo detrás de la computación en la nube (84%) y por delante de automatización avanzada (73%) e inteligencia artificial (66%).

La fibra y las redes de baja potencia de área amplia (LPWA, por sus siglas en inglés) se destacaron altamente: en cuarto lugar, con un 68%, bajo el encabezado «conectividad no celular» – deja en claro la importancia percibida de la conectividad como trampolín a la transformación digital.

Es importante destacar que los fabricantes están dispuestos a pagar un cargo premium por la conectividad 5G mejorada. Sin embargo, los operadores parecen menos conscientes de su valor. Casi las tres cuartas partes (72%) de las empresas industriales pagarán más por una mayor velocidad de banda ancha móvil y una mayor capacidad, sin embargo, solo el 54% de los operadores de telecomunicaciones creen que hay demanda para esto.

Pierre Fortier, consultor principal en telecomunicaciones, medios y tecnología de Capgemini, dijo: «Esta investigación deja en claro que las empresas industriales confían en los beneficios de 5G antes de que llegue al mercado. Dicho esto, 5G es una tecnología emergente y habrá muchos desafíos que superar antes de que esté listo para implementarse a escala. La co-innovación entre las empresas industriales y el ecosistema de telecomunicaciones, en forma de pilotos y plataformas de experimentación abiertas, será esencial para crear modelos empresariales, de servicio y operativos en los que todos ganen, que fomenten la adopción de 5G».

 

Este artículo es una adaptación y traducción del original publicado en Enterprise IoT Insights.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *