Un informe de la Wireless Broadband Alliance (WBA) señaló que Wi-Fi 6 y otras tecnologías sin licencia influyen mucho en los planes de red de la próxima generación de los proveedores, pero los problemas de convergencia celular no resueltos podrían limitar su impacto.

Wi-Fi 6 es el equivalente al 5G de los ecosistemas sin licencia, que ofrece avances significativos en velocidad, eficiencia espectral y consumo de energía. En la encuesta de WBA a más de 200 proveedores, vendedores y empresas de telecomunicaciones, el 90% dijo que planea actualizar a Wi-Fi 6 en el futuro, y dos tercios señalaron que planean hacerlo antes de fines de 2020.

Casi la mitad (46%) de los encuestados consideró que el Wi-Fi y el espectro sin licencia son el elemento más importante de su estrategia de evolución de red y 5G, con cobertura empresarial interior, banda ancha en el hogar, descarga celular e IoT como aplicaciones clave.

Además, el 40% de los participantes dijo que planea implementar una tecnología de itinerancia Wi-Fi (Next Generation Hotspot/Passpoint) antes de que finalice el próximo año.

El CEO de la WBA, Tiago Rodrigues, dijo en un comunicado que un apoyo tan amplio «significa que Wi-Fi 6 se convertirá rápidamente en parte del panorama para proveedores de servicios, empresas y consumidores». Sin embargo, el informe señaló que el papel de Wi-Fi en «el panorama 5G multi-red dependerá de una mejor convergencia y coexistencia» con las redes celulares.

Los encuestados identificaron una serie de problemas que aún deben abordarse, incluida la incapacidad de los dispositivos solo con Wi-Fi para conectarse al núcleo 5G; falta de una interfaz común entre Wi-Fi y 5G; y la ausencia de un mecanismo para enrutar inteligentemente el tráfico a través de uno o más tipos de acceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *