Qualcomm mantuvo charlas con el gobierno de Estados Unidos para que lo habilite a vender chips de teléfonos inteligentes a Huawei. La compañía cree que el veto al gigante chino en la región norteamericana puede generar miles de millones a competidores.

En una presentación, la empresa estadounidense explicó que las restricciones sobre la exportación de chipsets para teléfonos inteligentes le dan a firmas como MediaTek (Taiwán) o Samsung (Corea del Sur) un mercado de USD 8.000 millones anuales.

Qualcomm argumentó que la necesidad de proveer servicios a Huawei no beneficiaría a los chinos, puesto que ellos podrían encontrar componentes en otros lugares, sino que obstaculizaría el liderazgo norteamericano en materia de I+D en 5G. La habilitación a vender chips a Huawei generaría millones de dólares en ventas con los que se podrían financiar para desarrollo de nuevas tecnologías.

De hecho, Huawei y Qualcomm firmaron un acuerdo de licencia de patente global a largo plazo, pero por el momento los chinos atraviesan un desabastecimiento de chips debido a las sanciones que impulsó Estados Unidos en mayo. Por lo tanto, deberá detener la producción de los dispositivos Kirin. Además, varias compañías de todo el mundo fueron prohibidas de utilizar diseños de fabricación con sede en EE. UU. para proveer componentes semiconductores a Huawei.

Por su parte, con motivo de seguridad nacional y contra la competitividad global, los norteamericanos quieren mantener al gigante chino fuera de las redes de la próxima generación en el extranjero.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *