Si bien aún no hay definición de cuándo será la próxima subasta de frecuencias de Anatel, cuyo lanzamiento de consulta pública se pospuso el año pasado debido a la solicitud de opiniones del consejero Moisés Moreira, el modelo formulado por el consejero Emmanoel Campelo, anunciado a fines de 2019 , establece objetivos de cobertura acelerados y grandes inversiones para operadores que adquieren las frecuencias de 700 MHz, 2.3 GHz, 3.5 GHz (la más adecuada para 5G). Los lotes de frecuencia milimétrica (de 24.3 GHz a 27.5 GHz) no tienen compromisos adicionales que cumplir.

Campelo había anunciado el año pasado que su intención era transformar todos los recursos de subasta e inversiones en la propia red de telecomunicaciones. Y esta intención se confirmó en la publicación definitiva del proceso bajo su informe, que tuvo lugar a finales de año. Según la propuesta, habrá un precio mínimo por cada bloque que se subastará y las empresas interesadas deberán presentar un precio inicial en sobres cerrados, similar a las subastas anteriores. Habrá una disputa abierta si los precios son equivalentes y una vez consagrado el ganador, el dinero ofrecido en la disputa se utilizará para cumplir con los compromisos adicionales establecidos en el aviso.

Según publicó TeleSintese, cada frecuencia adquirida tendrá diferentes obligaciones.

Banda de 700 MHz

En la primera ronda, sólo Oi o una compañía que no sea Claro, Vivo o TIM podrían comprar los 10 MHz de esta banda. Y los objetivos de inversión adicionales que deben cumplirse incluyen llevar 4G al 40% de las ciudades enumeradas por el regulador para 2022. Y alcanzar el 100% de los municipios para 2024. La propuesta de Campelo establece que en todas estas ciudades se debe instalar una radio base con una interfaz LTE de al menos 100 Mbps.
También habrá un compromiso para llevar la tecnología 4G a todas las carreteras federales brasileñas. Los objetivos comienzan con el servicio del 20% de las carreteras en 2022 y la cobertura total de todas las carreteras federales en 2027.

Banda de 2.3 GHz

Los operadores que compran estas frecuencias se comprometerán a llevar la tecnología 4G a ciudades con menos de 30.000 habitantes, según la lista que se publicará en el anuncio final. Tendrán que atender al 40% de estas ciudades para 2022 y al 100% para 2024.

Existirá un compromiso adicional para que la cobertura se amplíe y Anatel solo considerará servir al municipio que tiene el 95% de su área cubierta. (En la subasta de 2.5 GHz, la cobertura requerida era solo del 50% del municipio). También incluye la existencia de una ERB con LTE de más de 100 Mbps.

Banda de 3.5 GHz

Los operadores que compren bloques de 3,5 GHz, apta para 5G serán responsables de corregir cualquier interferencia que pueda ocurrir. También tendrán que construir un bakchaul de fibra óptica con al menos 10 Gbps para cubrir el 40% de los municipios brasileños sin esta infraestructura para 2022 y el 100% para 2024.

Las bandas milimétricas no tienen obligaciones de inversión adicionales.

Mercado secundario

La propuesta también establece que, a partir de enero de 2025, los operadores que ganen la licitación harán ofertas públicas de frecuencias no utilizadas para que terceros interesados ​​puedan ocupar el recurso de manera secundaria. Y garantiza el derecho de este tercero interesado a continuar ocupando el rango incluso cuando el comprador original deba ocupar el espectro a título primario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *