Restringir la participación de un proveedor de infraestructura clave en la construcción de la red 5G de un país aumentaría los costos totales de inversión que se realizarían en la próxima década entre el 8% y el 29%, además de impactar los retrasos en la implementación de la tecnología.

El cálculo corresponde a la consultora Oxford Economics, que realizó una investigación a pedido de Huawei, una empresa china inmersa en la guerra comercial entre Estados Unidos y China. Según el informe, esto también resultaría en millones de personas sin cobertura 5G para 2023.

El informe global de Oxford Economics evaluó el costo económico de restringir la competencia en ocho mercados: Australia, Canadá, Francia, Alemania, India, Japón, Reino Unido y Estados Unidos, considerando tres escenarios de desarrollo y aplicación de 5G.

Un retraso en el despliegue de 5G también resultaría en una innovación tecnológica más lenta y un menor crecimiento económico. En un escenario de impacto medio, esto resultaría en reducciones del PIB nacional para 2035 que van desde USD 2.800 millones en Australia a USD 21.900 millones en los Estados Unidos.

Según publicó TeleSintese, en los ocho países analizados, el estudio indica que el PIB per cápita sería de USD 100 menos por persona, en promedio, para 2035, en comparación con un escenario en el que no existe tal restricción en la provisión de infraestructura 5G.

 

El aumento en los costos de inversión y los retrasos en la implementación se traducirá en un menor crecimiento de la productividad utilizando estimaciones de los beneficios de productividad de 5G de varios estudios académicos y de la industria.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *