A pesar de los riesgos, muchas empresas están optando por un enfoque de desarrollo propio para las plataformas de IoT. Si bien algo de desarrollo personalizado es inevitable cuando se construye un entorno IoT, las empresas deben tener cuidado con los inconvenientes de construir una plataforma desde cero. En especial, si se tiene en cuenta la gran cantidad de opciones disponibles en el mercado.

La firma Informa encuestó recientemente a personas cuyas empresas han desplegado proyectos de IoT a escala de producción. Mientras que el 30% de los encuestados dijo que compró una plataforma lista para usar, el 24% dijo que desarrolló una en la empresa.

La naturaleza de IoT es heterogénea. Los proyectos utilizan una gran cantidad de sensores, todos con diferentes requisitos de potencia, conectividad y seguridad. Si bien la mayoría de las plataformas de IoT se crearon para admitir esa diversidad, muchas compañías crean su propia solución o implementan una solución híbrida.

Sin embargo, se debe establecer cierta nomenclatura para coincidir en las definiciones. Según Frost & Sullivan, no todas las denominadas plataformas lo son. Entre 450 y 500 proveedores afirman ofrecer una plataforma de IoT, aunque sólo entre 30 y 40 ofrecen verdaderas capacidades de plataforma. Desde la consultora explican que una plataforma no es una solución de software unidimensional. Por el contrario, es una tecnología en capas con soporte para una variedad de capacidades y proveedores de tecnología. En última instancia, una plataforma de IoT se integra a la perfección para que los datos se muevan entre los operadores y los proveedores de soluciones. En última instancia, el valor está en la interoperabilidad y en los diferentes conjuntos de datos y fuentes que se comunican entre sí.

En la firma MachNation, que administra un laboratorio de pruebas de rendimiento de IoT, indican que con frecuencia se enteran que los implementadores de IoT están interesados ​​en forjar su propia ruta de plataforma, pensando que será más barato. Para construir una plataforma IoT, las empresas necesitan recursos de desarrollo, lo cual puede ser un problema. Se debe mantener a los desarrolladores cerca para agregar capacidades a la plataforma, pero tener suficiente trabajo para mantenerlos empleados. El costo es significativo, además del problema de la disponibilidad de recursos. Solo hay un universo finito de desarrolladores.

Otro obstáculo está en lenguajes de codificación. Cualquiera que se utilice en la actualidad puede quedar obsoleto, y se deberá revisar completamente la plataforma de IoT o migrar a otra cosa.

Una alternativa para las empresas con diversos requisitos es mejor ir con bloques de construcción. Ese enfoque es la forma en que se describe a los microservicios proporcionados por proveedores en la nube a hipescala como Amazon Web Services, Google y Microsoft. Se pueden tomar todos los microservicios y unirlos para desarrollar una plataforma de IoT.

De hecho, algunos proveedores, como AT&T e IBM, pueden no tener una plataforma completa de IoT que ellos mismos hayan construido, pero ofrecen una gama de capacidades interoperables a través de un extenso ecosistema de socios. Este ecosistema cuenta con capacidades y soluciones disponibles, y se integran en conjunto y crean una plataforma general.

Independientemente de la plataforma de IoT que elijan las empresas, algunos desarrollos son inevitables. Aunque las empresas también deben tener en cuenta que no tienen que hacer el desarrollo por sí mismas.

Hay escenarios en los que son necesarias múltiples tecnologías, si no ventajosas, como cuando las empresas requieren especialización para casos de uso específicos. Por ejemplo, las compañías pueden decidir implementar el software GDPR sobre una configuración existente.

De todas formas, las empresas deben tener cuidado con el despliegue de múltiples plataformas independientes. Esto puede convertirse en un problema cuando divisiones operativas separadas o unidades de negocios persiguen una iniciativa de IoT en un silo. Esto puede crear numerosos dolores de cabeza de gestión e interoperabilidad.

En estos casos, especialistas recomiendan usar tecnología para crear una capa de API común en ambas plataformas. Es decir, el desarrollador no tiene que desarrollarse en cada plataforma, sino que lo puede hacer en una capa común que se comunique con cada una de esas plataformas. Al final del día, se trata de asegurarse de que todo esté lo suficientemente abierto o tenga las API para integrarse con otra cosa.

 

Este artículo es una traducción y adaptación de otro publicado en IoT World Today.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *