Oi quiere asegurar su plan de reestructuración con ofertas más altas por sus activos móviles y de fibra. Es por eso que presentó ante la Justicia de Río de Janeiro una versión actualizada para la recuperación.

Con respecto a su unidad móvil, el operador brasilero anunció la exclusividad de negociación con Telefónica, Telecom Italia y Claro. Las tres empresas presentaron una oferta de BRL 3.000 millones. Si se presenta un nuevo comprador con un monto mayor, podrán igualar el número.

Por otro lado, los interesados en hacerse con InfraCo, subsidiaria de redes de fibra óptica, deberán presentar una oferta mínima de BRL 20.000 millones por el 51 % de las acciones.

A la espera de concretar las ventas, Oi prevé que saldrá de la protección por quiebra en 2022, seis años después de haber comenzado el proceso.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *