El operador japonés NTT Docomo cerró su red NB-IoT el 31 de marzo, menos de un año después de lanzar el servicio, ya que busca priorizar los recursos y centrarse en LTE-M.

En un comunicado, la empresa dijo que, dado el entorno comercial actual, decidió suspender el servicio LPWA, que comenzó a funcionar en abril de 2019, «para concentrar los recursos de gestión».

El operador dijo que continuará ofreciendo servicios de IoT de baja potencia a través de LTE-M, otra tecnología de red LPWA estandarizada, y trabajará para mejorar el servicio.

La decisión, según analistas, se debe no a una cuestión de recursos sino de prioridades, ya que Japón nunca había sido optimista sobre NB-IoT en comparación con China o Europa, y LTE- M es visto como más cercano a su red móvil central.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *