Bogotá lleva adelante la implementación de su ecosistema de ciudad digital en tres frentes: seguridad, atención inteligente al ciudadano y movilidad.

En materia de movilidad se destacan los siguientes componentes:

Semáforos inteligentes: hasta ahora la red de semáforos de la ciudad dependía de comunicaciones análogas sobre hilos de cobre. El cambio comienza este mes cuando el sistema migre a la tecnología de fibra óptica que acabará con lo que hasta ahora conocen los bogotanos: semáforos apagados cuando llueve y ciclos fijos de luces que no tienen en cuenta el volumen del tráfico.

“Las intersecciones van a tener cámaras y sensores para identificar el flujo de vehículos y el semáforo compartirá esta información a través de fibra óptica con el Centro de Gestión de Movilidad, para modular los tiempos de las luces del semáforo. La Secretaría de Movilidad confía en que estos cambios disminuirán 30% el tiempo de viaje de un bogotano promedio”, explica Camilo Olea, vicepresidente Empresarial y Gobierno de ETB, quien estima que la totalidad de la red de semáforos tendrá estas nuevas características en los próximos dos años.

Armarios inteligentes: es el punto que conecta el sistema nervioso de la ciudad inteligente, recibe la conexión de fibra óptica y posee una solución de energía que permite mantenerlo en funcionamiento si se va la luz. Aunque ese armario hoy está pensado para Movilidad, en el futuro cercano podrá albergar otros sistemas como cámaras de videovigilancia, monitoreo de calidad de aire y celdas de telefonía móvil 5G.

Cámaras de tránsito: permiten reconocer las placas de cientos de vehículos y motos y hacer analítica de video en tiempo real para identificar infracciones como exceso de velocidad, cruces prohibidos, paso de semáforos en rojo y estacionamiento en vía. Además, con inteligencia artificial cruzan información para determinar si el vehículo tiene al día el seguro y la revisión técnico-mecánica. Todo ello contribuirá a reducir fatalidades por accidentes de tránsito al estimular la disminución de infracciones y el mejoramiento de la movilidad.

El paso siguiente para la transformación digital de Bogotá será que diferentes entidades puedan integrar y aprovechar esa información. Por ejemplo, las cámaras salvavidas podrán usarse por la Secretaría de Seguridad para identificar vehículos sospechosos o hacer reconocimiento facial a través de las redes de WiFi en espacios públicos.

“Las ciudades deben servir más eficientemente a su gente promoviendo el desarrollo y la atención al ciudadano de forma integrada”, dijo Camilo Olea, de ETB, empresa que hoy es el eje tecnológico para el posicionamiento de la capital como una de las ciudades más digitales de Latinoamérica. “Nuestra Empresa tuvo una transformación estructural en los últimos cuatro años que nos dio los recursos y las capacidades para acometer mejoras ambiciosas en nuevas tecnologías, soportadas en nuestra red de fibra óptica”, explicó.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *