La tecnología de Internet de las Cosas permite el uso de varios protocolos de comunicación entre los objetos. La utilización de un determinado protocolo depende de innumerables factores, como el caso de uso, distancia de la conexión, duración de la batería, etc, etc.

A continuación, una breve reseña de los diez protocolos de IoT más utilizados, de acuerdo con Wikiversus.

Bluetooth
Bluetooth es una tecnología de comunicaciones de corto alcance que funciona a 2,4 GHz. Bluetooth tiene dos variantes: el Bluetooth Classic y Bluetooth Low Energy (BLE),  orientada a dispositivos que utilizan menos datos. Relacionados con Classic y BLE existen los conceptos de Bluetooth Smart y Bluetooth Smart Ready que determinan la compatibilidad entre los dos modos de funcionamiento mencionados.

WiFi 
WiFi es una de las opciones más populares para IoT en el entorno hogareño. La mayoría de los hogares disponen de una red WiFi capaz de soportar una docena de dispositivos IoT sin cambiar nada. No obstante, muchos routers pueden fallar o no conectar muchos dispositivos.

Los dispositivos IoT WiFi  consumen mucha más energía que los dispositivos con otros protocolos más eficientes. Para conectar dispositivos que funcionen con batería existe el WiFi HaLow, una versión de bajo consumo y largo alcance del estándar IEEE 802.11.

Una de las ventajas importantes de WiFi es que permite la transferencia de grandes cantidades de datos de manera muy rápida.

Zigbee
Zigbee tiene silimitudes a Bluetooth pero funciona creando una red de área local (LAN) de malla. Zigbee se basa en el protocolo IEEE802.15.4, una tecnología de redes inalámbricas a 2,4 GHz y que funciona bien para intercambios de datos poco frecuentes, a bajas velocidades y a distancias cortas, por ejemplo, en casas o edificios.

El protocolo Zigbee ha tenido épocas de mucha popularidad en sistemas domóticos como termostatos inalámbricos. La reciente incorporación de Apple, Google, Amazon al desarrollo y adopción de Zigbee mediante la creación del Project Connected Home over IP va a potenciar el estándar.

Z-Wave
Z-Wave es un protocolo de comunicaciones inalámbricas utilizado principalmente para domótica. Utiliza una red mallada que conecta los diferentes dispositivos Z-Wave mediante una onda de radio de baja energía, lo cual permite el control inalámbrico de electrodomésticos y otros dispositivos, como control de iluminación, sistemas de seguridad, termostatos, ventanas, cerraduras, piscinas y garaje abrepuertas. Las conexiones individuales tienen mayor alcance que las de Zigbee, pero con mayor consumo y la señal solo puede hacer tres saltos.

Symphony Link
Symphony Link es un estándar de red en estrella que tiene la ventaja de conseguir un alcance mucho mayor que Zigbee y Z-Wave. Se utliza en empresas e industrias que necesitan una conexión fiable y segura.

Líneas móviles
Existe la posibilidad de conectar los dispositivos IoT muy alejados entre sí mediante comunicaciones celulares GSM, 3G, 4G o A mayor velocidad de transmisión de datos mayor es el costo y el consumo de energía. Varios operadores han lanzado redes 4G dedicadas a IoT como NB-IoT y LTE-M.

RFID
La RFID (Identificación por radiofrecuencia) es un protocolo de IoT donde el uso inalámbrico de campos electromagnéticos ayuda a identificar objetos. Las etiquetas de lectura (sistema de etiquetas pasivas de lector activo o ARPT) pueden almacenar información y no requieren energía para funcionar.

RFID se utiliza mucho en tiendas, en peajes de autopistas, en acceso a edificios, en identificación de animales, entre otros.

Sigfox
Sigfox es una tecnología que utiliza las bandas ISM, por lo que no es necesario adquirir ninguna licencia para su uso. Supera el alcance del Wi-Fi, es menos costosa y consume menos energía que las conexiones móviles. Utliza la tecnología UNB (Ultra Narrow Band o Banda Ultra Estrecha) que es capaz de transmitir datos a bajas velocidades (de 10 a 1.000 bits por segundo) utilizando muy poca potencia. Consume solo 50 microvatios en comparación con los 5.000 microvatios de las conexiones móviles.

Neul
Neul es similar a Sigfox y opera en la banda de sub-1GHz. Sin embargo requiere el uso de un operador de telecomunicaciones ya que utiliza franjas muy pequeñas del espectro del espacio blanco de la TV para ofrecer redes de cobertura más amplia y escalables. Es compatible con otros protocolos de IoT como GPRS, 3G, y WAN. Su velocidad puede ir desde unos pocos bits por segundo a 100 kbps usando el mismo enlace. El consumo de energía de los dispositivos es muy bajo, por lo que también aumenta su vida útil.

LoRa
LoRa es un Protocolo Inalámbrico de Largo Alcance para dispositivos inalámbricos IoT y M2M en redes regionales, nacionales y globales, por lo que también requiere de un operador de telecomunicaciones. Fue desarrollado por Cycleo y adquirido por Semtech en 2012. Puede ser optimizado para un bajo consumo de energía, pero también puede manejar aplicaciones urbanas e industriales inteligentes conectando millones de dispositivos.

Las velocidades de datos pueden variar entre 0,3 kbps y 50 kbps. Las señales pueden atravesar obstáculos y viajar a través de largas distancias gracias a los chips LoRa y a una estrategia de espectro ensanchado que puede transmitir a través de varias frecuencias y velocidades de datos.

2 comentarios sobre “Los diez protocolos más importantes utilizados para IoT”

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *