Liberty Latin America firmó un acuerdo definitivo para adquirir las operaciones móviles y fijas de AT&T en Puerto Rico y las Islas Vírgenes de EEUU. La transacción será en efectivo y los activos se valoran en US$ 1.950 millones libre de deudas.

Balan Nair, presidente y CEO de Liberty Latin America, comentó: “Esta adquisición estratégica y complementaria es única para expandir nuestro negocio en uno de nuestros mejores mercados. Lograremos consolidación con importantes sinergias, a la vez que expandiremos nuestra cartera de productos con la red móvil de pospago líder». El ejecutivo señaló que agregarán un negocio predominantemente basado en suscripción, aumentarán los canales de distribución en la isla, incrementarán su presencia en el mercado B2B y mejorarán la ponderación de ingresos en dólares estadounidenses.

La combinación de los principales negocios móviles de AT&T con el negocio de banda ancha y TV paga de Liberty Puerto Rico creará un jugador de comunicaciones integrado, con ingresos anuales combinados de más de US$ 1.200 millones.

Los activos adquiridos brindan servicios móviles y B2B para consumidores en Puerto Rico y las Islas Vírgenes de EEUU, excluyendo clientes de DirecTV.

Después de la adquisición, los clientes continuarán beneficiándose de los servicios de roaming gratuitos entre Puerto Rico, las Islas Vírgenes (EEUU) y Estados Unidos continental, México y Canadá.

Liberty Latin America tiene la intención de financiar la adquisición de US$ 1.950 millones (más honorarios y gastos) a través de una combinación de US$ 2.200 millones en préstamos sobre los activos adquiridos y Liberty Puerto Rico (incluida la refinanciación de US$ 922.5 millones en préstamos a plazo existentes en Liberty Puerto Rico) y los restantes aproximadamente US$ 750 millones de Liberty Latin America.

La transacción está sujeta a las condiciones de cierre habituales, incluidas las revisiones de la FCC y el Departamento de Justicia. Las expectativas son que la transacción se cierre en el segundo trimestre de 2020.

La venta de las operaciones caribeñas de AT&T tiene lugar un mes después del ingreso como accionista a la compañía del fondo Elliot, del magnate Paul Singer. El ingreso del nuevo inversor en el operador estadounidense fue acompañado de una fuerte crítica sobre el desempeño financiero y operativo de AT&T.

Para modificar este escenario, Elliot propuso la desinversión en ciertos activos latinoamericanos, la venta de DirecTV y puso en duda la estrategia de la compra de Time Warner. En este sentido, la venta de las operaciones de Puerto Rico e Islas Vírgenes (EEUU) puede entenderse a un alineamiento con las intenciones del nuevo inversor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *