El Internet de las Cosas (IoT) se mete cada vez más de lleno en las actividades comunes y cotidianas de los usuarios. A medida que pasan los años, miles de personas se insertan en el mundo de los dispositivos conectados, sobre todo, dentro del sector de la domótica.

El hecho de atenuar la luz de las habitaciones o apagar el lavarropas desde una aplicación del celular son parte de las muchas automatizaciones que hacen la vida más sencilla. De ahí proviene el término de la domótica: aquellos sistemas informáticos que permiten mejorar las condiciones de habitabilidad de una vivienda o edificio a través de, precisamente, la automatización de tareas mecánicas.

Es así como esta tecnología se complementa con varias ventajas. Por ejemplo, el área de la seguridad ve un aumento con las pequeñas pero llamativas innovaciones: las cerraduras inteligentes (como las contraseñas o huellas digitales) que reemplazan a las llaves o los sistemas de simulación de presencia que pueden usarse cuando no hay nadie en casa por mucho tiempo.

Del mismo modo, la eficiencia energética también es parte de la domótica. Los artefactos no solo vienen con programaciones, sino que también son producidos con la intención de disminuir su consumo y el impacto en el medioambiente. Por ello, el usuario puede optimizar el uso en aires acondicionados, heladeras, calefactores eléctricos, etc.

La comodidad no deja de ser importante dentro del sector del IoT hogareño. Justamente, la accesibilidad es mayor gracias a los controles por voz o por aplicaciones que funcionan en cualquier smartphone, tablet o computadora. Poner música, encender la calefacción o abrir el portón del garaje está a un botón de “distancia”.

Gracias a todo ello, la domótica presenta la ventaja de revalorizar la casa. La propiedad con innovaciones tecnológicas que la hacen más segura, más eficiente y más cómoda resulta más llamativa que el resto de los domicilios “comunes”.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *