La Internet de las Cosas (IoT) corporativa alcanzará facturación de US$ 3.300 millones en 2021. En la división por segmentos, el que generará más ingresos es la manufactura, con un 24%, que quedará al frente de automotriz (22%), ciudades inteligentes (19,2%), utilities (11%), agricultura (4%) y salud (3,2%). La información es de Renato Pasquini, director de investigación y consultoría de Frost & Sullivam, que participó el lunes 10 de la 4ª edición del IoT Business Forum que se desarrolló en Brasil.

Según datos de la consultora, Brasil ya posee más de 100 millones de dispositivos conectados, excluyendo celulares y considerando sólo equipos para el segmento corporativo (como coches conectados, lectores de red eléctrica y aparatos para gestión de flotas entre otros). En 2023, ese número debe pasar de 400 millones. Esto da una idea de cómo este mercado todavía está creciendo y cuánto aún hay por hacerse, y expandirse el uso por los demás segmentos de la economía.

La cuestión de los dispositivos sólo corrobora con otra gran vertiente: el volumen de datos y latencia requeridos por las aplicaciones de IoT. Muchas empresas entraron en la discusión sobre la adopción de Edge Computing, mientras que los estándares LoRa, Sigfox pelean con NB-IoT por la primacía en el mercado, y aguardan la llegada del 5G, publicó TI Inside.

En este contexto, Sérgio Souza, vicepresidente senior para América Latina de Kore, mostró que a pesar de la inmensa promesa de IoT, las empresas necesitan aprender a lidiar con su complejidad. «Para lograrlo plenamente, las empresas deben hacer una evaluación completa de la capacidad de transformación de la organización en torno a la tecnología y generar una estrategia de implantación», reforzó el ejecutivo, hablando de las buenas prácticas del mercado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *