La recopilación y el análisis de datos es vital para el buen funcionamiento de las empresas, para tomar decisiones en la industria, en los negocios y en el área de la salud. Los datos sobre los pacientes y sus enfermedades se utilizan para evaluar el progreso de sus condiciones de salud personales, para tomar decisiones de tratamiento y también para desarrollar estrategias importantes de salud pública.

El desarrollo de aplicaciones conectadas a Internet de las Cosas (IoT) ha permitido la creación de soluciones potencialmente integradas para varios desafíos. Este ecosistema conectado de tecnología portátil, dispositivos estáticos y aplicaciones, ha ayudado a recopilar y procesar datos vitales para la informática sanitaria.

En este sector, los dispositivos portátiles, como los relojes inteligentes o fitbands se pueden utilizar para recopilar datos sobre los síntomas y afecciones del paciente. Con esta información, la inteligencia artificial (IA) realiza un análisis completo e identifica el diagnóstico probable. Con algoritmos apropiados, la IA puede medir resultados equivalentes a los de los profesionales humanos, como se señaló en un estudio realizado en 2019 por la revista médica The Lancet.

A pesar de los avances tecnológicos en el software de IA, el mismo estudio indica que confiar solo en el aprendizaje profundo y las máquinas no está exento de desafíos. Las máquinas no pueden ofrecer a los pacientes la misma empatía que un médico, por lo que la tecnología se aplica mejor cuando es utilizada por especialistas en los campos de la informática sanitaria.

IoT en la lucha contra el COVID-19

IoT está contribuyendo a combatir COVID-19 con soluciones en diferentes etapas, como tecnologías de geolocalización, el uso de drones para monitorear la temperatura corporal y robots inteligentes que trabajan en la limpieza y desinfección de áreas con un alto grado de contaminación.

Monitoreo de cuarentena. Controlar el cumplimiento de la cuarentena para aquellos infectados o sospechosos de haber contraído el coronavirus es muy importante para los gobiernos y las agencias de salud. Por lo tanto, muchos países están utilizando la tecnología IoT y GPS para rastrear el movimiento de las personas bajo observación. Hong Kong, por ejemplo, utilizó tecnología capaz de crear un perímetro virtual mediante GPS, RFID, Wi-Fi, Bluetooth y red celular. Los pasajeros que llegaron al aeropuerto recibieron pulseras rastreables y calibraron el dispositivo tan pronto como llegaron a casa.

Desinfección y áreas hospitalarias. Se están utilizando robots autónomos equipados con luz ultravioleta de alta intensidad para destruir el ADN del virus en instalaciones médicas en Italia, Estados Unidos y China. Los robots tienen conexión Wi-Fi y se pueden controlar a través de aplicaciones de forma remota.

Registro privado de proximidad. Las empresas que desean volver a sus actividades laborales deben ofrecer soluciones para proteger a sus empleados. Una solución para mantener la distancia entre los empleados es una cerca virtual a nivel local. El dispositivo conectado a una red local activa una señal de alerta cuando dos o más personas están demasiado cerca la una de la otra.

 

El presente artículo es una traducción y adaptación del original publicado en la web de la Asociación Brasileña de IoT (ABINC).

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *