El presidente de Huawei, Eric Xu, informó los ingresos en un mensaje de Año Nuevo a los casi 200.000 empleados de la compañía. Dijo que los ingresos crecieron un 18% en 2019, aunque pronosticó una merma para 2020. «No creceremos tan rápido como lo hicimos en la primera mitad de 2019, un crecimiento que continuó durante todo el año debido al gran impulso en el mercado», dijo Xu. «Será un año difícil para nosotros … la supervivencia será nuestra primera prioridad».

Xu también dijo que Huawei no espera ser eliminado de una lista negra de EEUU, impuesta por primera vez en mayo pasado. Esa lista impide que las empresas de EEUU suministren a Huawei sus chips, otros hardware y software, a menos que los productos se realicen fuera de EEUU. Una de las consecuencias es que las aplicaciones de Android de Google no pueden utilizarse en los teléfonos inteligentes de Huawei, por ejemplo. Huawei ha reaccionado con el refuerzo de sus propios componentes, incluidos los chips fabricados por su propio HiSilicon.

Algunos fabricantes de chips estadounidenses han solicitado permisos especiales para evitar la lista negra ya que vieron un impacto negativo en sus ventas de 2019. Sin embargo, las ventas globales de las empresas que todavía pueden vender a la compañía china en los Estados Unidos son solo una pequeña parte de las compras de Huawei, con aproximadamente la mitad de todas las compras procedentes de China, según publicó Fierce Electronics.

Estados Unidos impuso las restricciones en medio de las continuas preocupaciones sobre la seguridad de los productos de Huawei para las compañías de telecomunicaciones que podrían instalarlos y estar sujetos al espionaje del gobierno chino. Sin embargo, Huawei, una empresa privada, insiste en que no compartirá los datos de los clientes con el gobierno chino y trabaja para sus clientes en casi 200 países. Según EEUU, muchos empleados de Huawei estaban anteriormente asociados con operaciones de espionaje chinas.

El mensaje de Xu a los empleados concluyó con una nota de desafío: «La campaña del gobierno de los Estados Unidos contra Huawei es estratégica y de largo plazo. Es una gran oportunidad para motivarnos y desarrollar algo de músculo. Una gran oportunidad para que estemos más unidos como equipo y desarrollemos las capacidades que necesitamos para enfrentar mejor los desafíos futuros».

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *