Las restricciones introducidas por Washington la semana pasada que apuntan a calmar las preocupaciones de ciberseguridad de los Estados Unidos están diseñadas para salvaguardar el dominio estadounidense en la tecnología global, dijo Richard Yu, jefe de la unidad de electrónica de consumo de Huawei, en una publicación de su cuenta de WeChat.

Yu escibió que «las llamadas razones de ciberseguridad son simplemente una excusa» y agregó que lo que está bajo amenaza es la hegemonía tecnológica de los Estados Unidos, según publicó The Economics Times.

Días atrás y más de un año después de incorporar a Huawei a una lista negra comercial, el Departamento de Comercio (DoC) de EEUU tomó medidas drásticas para que el proveedor accediera a componentes fabricados en el extranjero pero que presentaban software y tecnología de fabricación estadounidense.

En un comunicado, el DoC dijo que un cambio en las reglas «apuntaría de manera estrecha y estratégica a la adquisición de semiconductores producidos en el extranjero por parte de Huawei», lo que requeriría que las empresas que utilizan tecnología estadounidense obtengan una licencia antes de suministrar componentes a la empresa china. Agregó que se otorgará una exención para los artículos que ya están en producción a partir del 15 de mayo, siempre que se envíen dentro de los 120 días.

La medida de DoC se produjo poco después de que el proveedor clave de Huawei, Taiwan Semiconductor Manufacturing Company (TSMC) revelara planes para construir una fábrica de semiconductores de USD 12.000 millones en EEUU, su segunda instalación de este tipo en el país.

Impactos en Huawei

Esta semana, durante la realización del Global Analyst Summit 2020 de Huawei en Shenzhen, el presidente rotativo de la compañía, Guo Ping, reconoció la dificultad de ganar contratos globales desde la incorporación de la firma en la lista negra comercial de EEUU, con una brecha de USD 12.000 millones en ingresos de 2019 en comparación con su objetivo original.

La empresa se centró en «arreglar los agujeros» en su operación expuesta por la acción de los Estados Unidos y aumentó el gasto en I+D en un 30%. Guo dijo que la cadena de suministro y operaciones no habían sido interrumpidas a pesar de las menores ventas.

El ejecutivo se preguntó cómo repercutió en el mundo la persistencia de EEUU en el ataque a Huawei.

En este escenario, el ejecutivo sostuvo que la incertidumbre sobre esta guerra comercial hace imposible proporcionar un pronóstico financiero para 2020. Pero señaló que los desafíos de los últimos 12 meses ayudaron a «endurecer nuestra piel», con la supervivencia convirtiéndose en la palabra clave y la compañía «segura de encontrar una solución pronto», de acuerdo con Mobile World Live.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *