La GSMA publicó su documento anual La Economía Móvil 2020, donde traza sus perspectivas para el año en curso y a un plazo de cinco años. La organización, que representa los intereses de más de 750 operadores, señaló que 2019 fue un año crucial para 5G, ya que los operadores y las empresas comenzaron a implementar la la tecnología y los consumidores empezaron a darse cuenta de los beneficios de la última generación móvil.

Los operadores cada vez más buscan formas de aumentar los ingresos y reducir costos en un entorno de bajo crecimiento, que se hace más complicado por los requisitos de inversión de 5G. En este sentido, las empresas necesitan evolucionar sus redes (utilizando innovaciones tales como RAN virtual, redes de borde y automatización de red) para cumplir con las demandas de la era 5G. También necesitarán diversificar sus flujos de ingresos (en áreas como TV paga, medios/entretenimiento, publicidad e IoT) para buscar crecimiento más allá de los servicios centrales de telecomunicaciones.

En el plano de los clientes empresariales/industriales, son conocidas las ganancias de velocidad de 5G, sin embargo, otras mejoras (por ejemplo, network slicing, edge computing y baja latencia) no son muy apreciadas; muchas empresas que creen que 4G sigue siendo suficientemente bueno.

La GSMA entiende que el desafío, por lo tanto, es sentar las bases ahora y comenzar las conversaciones sobre qué problemas puede resolver en el futuro 5G. Como el mercado es altamente competitivo dada la presencia de Amazon, Microsoft, Google y otros jugadores, la velocidad de comercialización es un factor importante.

De parte de los consumidores, la entidad indica que la conciencia y el conocimiento de 5G están aumentando a medida que la tecnología es una realidad. Sin embargo, hay una gran variación en todo el mundo en términos de intenciones de actualizar a 5G y la disposición a pagar más por eso. En general, los consumidores en Corea del Sur, China y Medio Oriente tienden a ser los públicos más dispuestos a actualizar a 5G, mientras que en Estados Unidos, Europa y Japón parecen satisfechos usando 4G por el momento.

El mercado de Internet de las Cosas

Las conexiones de IoT alcanzarán casi 25.000 millones a escala mundial para 2025, frente a los 12.000 millones de 2019. El argumento comercial para IoT está pasando de conectar dispositivos a abordar problemas o necesidades específicos con soluciones para recopilar, procesar e integrar datos de múltiples fuentes, que luego pueden analizarse para crear valor y proporcionar información procesable.

Las conexiones empresariales de IoT superarán a los consumidores en 2024 y casi se triplicarán entre 2019 y 2025 para llegar a 13.300 millones. Esto representará poco más de la mitad de todas las conexiones de IoT en 2025.

Las conexiones de IoT para consumidores casi se duplicarán a 11.400 millones en el mismo período de tiempo. Cada vez más dispositivos incluyen conectividad integrada de forma predeterminada y la interoperabilidad dentro del ecosistema está aumentando.

Fuente: GSMA Inteligence

En otras palabras, habrá alrededor de 13.000 millones de nuevas conexiones de IoT para 2025, con los segmentos de edificios y casas inteligentes como verticales clave para el crecimiento.

En el plano industrial, la automatización lleva a la necesidad de que las empresas implementen controles y análisis sofisticados. Por lo tanto, la mayor parte del aumento de valor para las empresas de telecomunicaciones y las empresas en la nube que abastecen a clientes empresariales estará en la capa de aplicaciones / plataforma.

En el segmento corporativo, GSMA entiende que existen desafíos a resolver, como la integración de IoT con las tecnologías, seguridad de la información y costos de implementación.

Fuente: GSMA Intelligence

IoT es, básicamente, más un negocio de integración y automatización que de conectividad. Este último ítem representará solo el 5% de los ingresos totales de IoT para 2025, lo que significa que la conectividad será insostenible a menos que sea parte de un servicio más amplio.

 

Fuente: GSMA Intelligence

El concepto de casa inteligente a menudo se representa como un conjunto de dispositivos perfectamente interconectados y controlados desde un punto central. En realidad, está más cerca de una red compuesta por tres categorías: entretenimiento, altavoces inteligentes y dispositivos. Impulsados ​​por la caída de los precios y los casos de uso fáciles, los altavoces son la categoría de más rápido crecimiento. El entretenimiento todavía se trata principalmente de televisores inteligentes, mientras que los electrodomésticos (como las bombillas conectadas y las alarmas antirrobo) son más específicos, con una adopción por debajo del 20% de los hogares.

Hasta la fecha, nadie ha podido integrar a los tres bajo el mismo techo debido a la fragmentación. Sin embargo, hay indicios tempranos de que los altavoces inteligentes podrían estar en el centro de una revolución de hogares inteligentes este año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *