Frente a un mercado de smartphones a la baja y las intenciones del gobierno chino de impulsar fuerte el despligue de redes 5G como forma de activar la economía del país, Huawei dará prioridad a la actividad de negocio de radiobases al tiempo que reduce las compras de insumos para su segmento de teléfonos inteligentes.

Según publicó Nikkei Asian Review, el presidente chino, Xi Jimping prometió aumentar el gasto en infraestructura crítica para ayudar a la segunda economía más grande del mundo a recuperarse del impacto del coronavirus. El mismo medio dijo que Huawei ha rebajado en un 30% sus pedidos de piezas para teléfonos inteligentes, y reemplazó las solicitudes por chips para sus radiobases.

El cambio de dirección de Huawei está en línea las decisiones políticas tomadas por el Comité Permanente del Politburó de China, que el 4 de marzo resolvió que el gobierno aceleraría la inversión en grandes proyectos de construcción e infraestructura, incluido el despliegue de redes 5G y data centers. La medida tiene como objetivo revivir el crecimiento económico del país, que ha caído a su ritmo más lento en décadas después de que las fábricas y otras empresas se hayan visto obligadas a suspender o cortar las operaciones debido a la epidemia de coronavirus.

Huawei ya priorizaba el inventario de sus routers y estaciones base 4G y 5G, aspectos más estratégicos que los smartphones en un ámbiente comercial y geopolítico muy tenso.

El proveedor de equipos ha reducido su objetivo de envíos anuales de teléfonos inteligentes a alrededor de 180 millones de unidades, un 25% menos que los 240 millones de unidades enviadas en 2019, dijeron dos fuentes familiarizadas con el asunto. Anteriormente, Huawei esperaba al menos mantener un nivel de envío plano para este año. Por el contrario, el negocio de equipos de telecomunicaciones de Huawei sigue siendo sólido, ya que China está acelerando el despliegue de 5G en el país incluso después del golpe del coronavirus. En febrero, Huawei dijo que había obtenido 91 contratos comerciales para 5G en todo el mundo, por delante de los 79 principales competidores de Ericsson en diciembre pasado.

En junio, China otorgó licencias comerciales antes de lo esperado a los principales operadores nacionales para acelerar el despliegue de 5G en el país, una medida para contrarrestar la presión de Washington contra Huawei, que consistió principalmente en tratar de convencer a sus aliados internacionales para que mantuvieran el negocio fuera su infraestructura 5G Desde entonces, en China se ha activado la red 5G en más de 50 ciudades importantes para fines de 2019 y planea desplegar cerca de 700.000 estaciones base 5G en todo el país para 2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *