La Comisión Europea propone a los países que forman la Unión Europea la definición de marcos legales para el uso industrial y estandarizado de datos y para evitar abusos de las aplicaciones de inteligencia artificial.

La Comisión Europea reveló la semana pasada 19 planes de acción para crear un mercado de datos común en el bloque. También anunció la creación de una estrategia para el desarrollo de sus propias tecnologías en inteligencia artificial, para enfrentar a Estados Unidos y China.

Dentro del alcance del mercado común de datos, la propuesta consiste en definir marcos legales «claros y justos» con respecto al acceso y la reutilización de datos; invertir en estandarización, herramientas e infraestructura para el almacenamiento y procesamiento local; crear una nube europea de alta capacidad; crear un grupo de datos para sectores clave, con acceso común e interoperable entre países; y asegurarse de que los usuarios tengan los derechos, las herramientas y las habilidades para controlar sus datos.

El movimiento busca anticipar la transformación que sufrirá el mundo de los datos en los próximos años. Para 2025, solo el 20% del procesamiento de datos se realizará en entornos informáticos centralizados (hoy en día, se estima en poco menos del 80%). Hasta entonces, el 80% de los objetos conectados tendrán la capacidad de procesar información, a diferencia del 20% actual. Al mismo tiempo, el volumen de datos producidos en el planeta pasará de 33 zetabytes a 175 zetabytes, estima la CE.

Esta transformación se puede medir mejor por el dinero que moverá. La CE dice que en 2018 la economía de datos generó € 301.000 millones en el bloque europeo. En 2025, el valor alcanzará los € 829.000 millones, es decir, casi se triplicará. También habrá una reflexión sobre el empleo. Hoy en día, hay 5,7 millones de trabajadores europeos centrados en los datos. En 2025 habrá 10,9 millones.

Este crecimiento se logrará si el bloque invierte entre € 4.000 y 6.000 millones en infraestructura de nube compartida por los países miembros y en “espacios de datos”, lugares donde es posible compartir datos a través de estándares comunes para todos.

Inteligencia Artificial

En el área de la inteligencia artificial, el objetivo es competir directamente con los gigantes norteamericanos a través del desarrollo local de tecnología y el establecimiento de reglas de confiabilidad.

Habrá varias políticas públicas practicadas por los países miembros, coordinadas por la Comisión Europea. Las políticas incluyen la definición de asociaciones público-privadas para el desarrollo de IA y herramientas de robótica; apoyo a la investigación y centros de excelencia; creación de al menos un centro de innovación digital por país de bloque; financiación a través del Fondo Europeo de Inversiones; aplicación de IA en soluciones para el sector público local.

Para garantizar la fiabilidad de los sistemas de IA, la CE propondrá un marco legal para la tecnología, a fin de limitar los abusos y restringir los riesgos, pero sin inhibir la innovación; exigir transparencia de los sistemas de IA de alto riesgo, asegurando que todas las decisiones automatizadas sean rastreables por los humanos; establecer criterios para la aprobación de sistemas de IA, así como cosméticos, automóviles o juguetes aprobados; asegurar que las bases de datos no estén sesgadas; y debatir cómo regular el reconocimiento facial.

La Unión Europea ya había estado discutiendo cuestiones relacionadas con la IA. En los últimos tres años, por ejemplo, los países del bloque han aumentado las inversiones en investigación relacionada con la inteligencia artificial en un 70%. Ahora, con la divulgación del plan, debe estructurar leyes más específicas y acciones prácticas. El objetivo es alcanzar un volumen anual de inversiones en el segmento de € 20.000 millones por año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *