Los proveedores de equipos utilizados en redes 5G en los EEUU podrían verse obligados a fabricarlos fuera de China, informó The Wall Street Journal, la última señal de aumento de las tensiones comerciales entre los dos países.

La noticia llega cuando el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, y el presidente de la República Popular China, Xi Jinping, se reunirán en la cumbre del G20 esta semana para discutir la actual disputa comercial.

Días antes de las discusiones programadas, surgieron informes que indicaban que los funcionarios estadounidenses consideraban imponer restricciones más estrictas a la importación de equipos de redes de telecomunicaciones fabricados en China.

La ley discutida requeriría que todos los equipos relacionados con las redes 5G estadounidenses, incluidos los enrutadores, los conmutadores y la tecnología en las torres, se realicen fuera de China.

Además del impacto directo en las compañías con sede en China, algunas de las cuales ya están prohibidas, empresas como Nokia y Ericsson también tienen instalaciones en el país asiático y se verían obligadas a garantizar que todo lo destinado a los Estados Unidos se produzca en otros lugares.

La medida sería el resultado de una revisión de la cadena de suministro de telecomunicaciones del país que realizará siguiendo una orden ejecutiva de la Casa Blanca.

La semana pasada, los Estados Unidos también agregaron más empresas con sede en China a su lista de empresas que no pueden recibir una gama de productos de proveedores en los Estados Unidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *