El 27 de julio, el Ministerio de Transportes y Telecomunicaciones de Chile (MTT) informó que la ruta para usar el Cable Transoceánico será a través de Nueva Zelanda y hasta Australia. La iniciativa le permitirá al gobierno sudamericano conectarse con el continente oceánico, pero también acceder a los datos de Asia.

El Estudio de Factibilidad determinó la elección del camino Chile Continental – Auckland – Sídney, puesto que se lo consideró como más el más rentable. Además, tuvo en consideración el perfil y la relación con los clientes, curva de precios, recursos financieros y los costos. Así notaron que se requería una menor cantidad de kilómetros de fibra óptica (13.180 en total), pero también que Australia es el Hub Digital de Oceanía (con más de 12 cables de interconexión con el mundo) y un Hub Emergente de la región asiática.

Del mismo modo, se espera que, una vez llegado el cable Sídney, en un futuro este pueda montar en otros sistemas existentes, para conseguir que Chile se convierta en el Hub Digital de Sudamérica y atraer a variados inversores o empresas ligadas al comercio digital.

Es así que, con la selección de la ruta, el proyecto inició su tercera y última etapa de análisis, la cual partirá del estudio de ingeniería del cableado (con los costos y características del trazado). Esta fase abrirá el proceso de financiamiento donde participarán banco extranjeros, multilaterales y fondos de inversión, mientras que Chile, a través de la empresa pública Desarrollo País, elevará un análisis para determinar el aporte del país latinoamericano en el consorcio que se hará cargo de la inversión de la infraestructura del proyecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *