La Corte Suprema de EEUU, que dictaminó 5-4, permite a los usuarios de iPhone presentar su demanda antimonopolio contra Apple en un caso que involucra a su tienda de aplicaciones, App Store.

Los usuarios de iPhone argumentaron que la comisión del 30% que Apple cobra sobre las ventas a través de la App Store se transfirió a los consumidores, en un uso injusto del poder de monopolio. Apple argumentó que solo los desarrolladores de aplicaciones, y no los usuarios, deberían poder presentar dicha demanda. Sin embargo, la Corte Suprema dictaminó el lunes 5-4 contra Apple, diciendo que los usuarios de iPhone pueden presentar su demanda antimonopolio en el mercado electrónico de apps.

El resultado fue ampliamente esperado después de los argumentos de noviembre en el caso, Apple vs. Pepper, durante los cuales los jueces se mostraron escépticos ante los argumentos de la compañía.

El resultado de los litigios de los usuarios de iPhone podría afectar la forma en que Apple, así como otras empresas que operan mercados electrónicos como Facebook, Amazon y Google Alphabet, estructuran sus negocios. Para Apple, cientos de millones de dólares en multas podrían depender del resultado.

En una declaración, David Frederick, un abogado de los usuarios de iPhone, dijo que la «decisión es importante para defender las protecciones de los consumidores contra los peligros de los minoristas monopolistas como Apple. El control de monopolio de Apple ha distorsionado los precios de las aplicaciones y es hora de que termine el abuso del poder de monopolio «.

La declaración completa de Apple:

«La decisión de hoy significa que los demandantes pueden proceder con su caso en el tribunal de distrito. Estamos seguros de que prevaleceremos cuando se presenten los hechos y de que App Store no es un monopolio por ninguna métrica.

Estamos orgullosos de haber creado la plataforma más confiable y segura para los clientes, y una gran oportunidad de negocios para todos los desarrolladores de todo el mundo. Los desarrolladores establecen el precio que quieren cobrar por su aplicación y Apple no tiene ningún papel en eso. La gran mayoría de las aplicaciones en App Store son gratuitas y Apple no obtiene nada de ellas. La única instancia en la que Apple comparte los ingresos es si el desarrollador decide vender servicios digitales a través de la App Store.

Los desarrolladores pueden elegir entre una serie de plataformas para entregar su software, desde otras tiendas de aplicaciones hasta televisores inteligentes y consolas de juegos, y trabajamos arduamente todos los días para hacer de nuestra tienda la mejor, la más segura y la más competitiva del mundo».

Roger Pepper y otros tres usuarios del iPhone demandaron hace años a Apple porque según ellos el ecosistema cerrado de Apple permitía a esta empresa inflar artificialmente los precios de las aplicaciones.

Los argumentos indican que los desarrolladores, que dependen totalmente de Apple para vender sus herramientas y juegos, deben inflar los precios para no tener que asumir ellos las comisiones que Apple impone. Además, indicaban, el control de Apple impedía que los usuarios pudieran instalar aplicaciones de terceras partes, lo que también destruía la libre competencia.

Apple ganó un juicio contra Pepper en 2014, pero la Corte de Apelación dio marcha atrás en esa decisión a principios de 2017 y permitió que el caso pudiera avanzar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *