Las tendencias de IoT y las tecnologías emergentes impulsarán la innovación en los negocios digitales durante mucho tiempo. En el liderazgo de esta transformación está la integración de aplicaciones con IoT. Con la experiencia del consumidor cada vez más exigente, entregar mayor interactividad, velocidad en la información y agilidad en las tomas de decisiones es lo que hará diferencia para el usuario en elegir un producto o una marca.

Es innegable que la IoT cambiará la forma de comunicarse con las personas. Según Gartner, hasta 2024, al menos el 50% de las aplicaciones empresariales en producción estarán habilitadas para IoT. Hasta 2023, el 25% de los activos industriales serán conectados por sistemas de ciclo cerrado usando tecnologías IoT.

IoT permite una enorme exploración de integración con tecnologías como la inteligencia artificial (IA), la realidad aumentada (VA) y la realidad virtual (RV), las tecnologías futuristas que se centran más en el mercado digital.

De forma general, en las empresas  IoT ayuda a mejorar los resultados de negocios mediante la recolección de datos de sensores en equipos de fabricación, reduciendo el tiempo de inactividad no planificado, por ejemplo. Los beneficios aún incluyen el uso de datos de IoT para enriquecer las aplicaciones, atrayendo nuevos modelos de negocios y posibilitando nuevas experiencias o relaciones.

Son grandes las inversiones en el mercado para productos que utilizan la IoT. Hoy, los sectores más beneficiados son salud, industria y agricultura, mercados que poseen mayores inversiones para automatizar procesos, reducir costos y aumentar los ingresos.

La «internet de las cosas» recoge un mayor volumen de datos por conectar diferentes equipos – además de los electrónicos o aparatos informáticos. Es posible integrar computadoras con vehículos, ‘wearables’, pantallas interactivas, entre otros diversos ítems. La información obtenida se puede agrupar en informes e indicadores, proporcionando contenidos importantes y relevantes para el usuario.

Los mayores beneficios del IoT para los dispositivos móviles, por ejemplo, se dan en las cuestiones de agilidad. El desafío es hacerlos cada vez más avanzados tecnológicamente. La posibilidad de tener en los dispositivos aplicaciones con tecnologías innovadoras, cada vez más volcadas a las necesidades y personalidad del usuario, hace que los dispositivos móviles una herramienta fundamental para cumplir las tareas cotidianas.

Un gran ejemplo que funcionó son los sensores de monitoreo de pulso, usados ​​en la práctica de deportes. Actualmente, sus datos se transfieren a aplicaciones que los utilizan para generar gráficos de rendimiento a sus usuarios, proporcionando información de salud, para que puedan tener control durante la práctica de deportes y en la evaluación del desempeño deportivo.

La información proporcionada permite al usuario gestionar su día a día de forma más eficiente facilitando la delegación de actividades, permitiendo una atención inmediata a los cambios que puedan surgir y mejoras en los respectivos procesos diarios. Dispositivos como relojes inteligentes, pueden incorporar la tecnología inalámbrica para comunicarse, analizar e informar el estado de la temperatura, los latidos del corazón, la actividad física y la ubicación para las aplicaciones médicas y deportivas.

Hay empresas que aún no se han adherido a la IoT por cuestiones de seguridad o por la falta de un desarrollador especializado en esa tecnología en el equipo. Su riesgo está directamente vinculado a la seguridad de la información. El proceso de desarrollo tiene que tener en cuenta esta cuestión, pues, sin ella, cualquier persona puede acceder a información confidencial. Es necesario garantizar en el desarrollo que esa información sea encriptada y entregada correctamente a quien lo necesita.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *